Tras los incidentes ocurridos en el Instituto de Altos Estudios Nacionales -IAEN- de Ecuador, el día jueves 4 de febrero de 2016, durante la conferencia del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, el Foro de los Comunes manifiesta:

• Creemos que son absolutamente legítimas las expresiones pacíficas de solidaridad contra la violencia y los atropellos a los derechos humanos como aquellos imputables al régimen del Presidente Erdogan que derivan de su ambigua relación con ISIS y su posición respecto al conflicto en Siria. Así mismo, no creemos que el estatus de Jefe de Estado sea motivo para callar estas legítimas expresiones pacíficas de solidaridad internacional.

• Si bien nos  parece correcta y necesaria la búsqueda de recursos para el financiamiento del  programa de inversiones del Gobierno Nacional,  de ninguna manera ello debe ser logrado “a cualquier precio”. En  este caso en particular, el pragmatismo respecto a potenciales socios estratégicos en el plano económico no justifica que reprochables personajes como el Presidente Erdogan sean provistos de una palestra para tratar de limpiar su imagen internacional y posicionarse como estadistas en el plano de las relaciones internacionales. En este sentido, lamentamos y rechazamos los graves desaciertos de las autoridades que hayan tenido a su cargo la coordinación de esta visita.

• Es  absolutamente injustificable que miembros de la seguridad del Presidente Erdogan procedieran a desalojar, con violencia y agresiones físicas, a los asistentes que expresaban su desacuerdo con la presencia del mandatario turco.  En este y en todos los casos, vengan de donde vengan, rechazamos de manera tajante la intolerancia y, sobre todo, el uso de la fuerza para reprimir expresiones pacíficas de protesta.

• Así mismo, queremos expresar nuestra  preocupación por la actuación dubitativa de la fuerza pública ecuatoriana ante las acciones de la guardia turca. El mantenimiento del orden público en este país soberano, en el marco del respeto a los derechos y la dignidad de las personas, es responsabilidad privativa de nuestra fuerza pública y de ninguna manera pueden permitir que este rol sea asumido, así sea solo circunstancialmente, por una fuerza extranjera y menos aún si existe  violencia de por medio.

• Lamentamos las expresiones del Canciller Ricardo Patiño en su rueda de prensa del Viernes 5 de Febrero que equiparan la grave falta de la guardia presidencial de Erdogan con la supuesta “irresponsabilidad” de los manifestantes.  Esto no resulta consecuente con el espíritu soberanista que nos ha caracterizado, como nación, en los últimos años. El propio Presidente Correa supo manifestar que lo más grave de toda la situación fue la actuación de la guardia turca cuyo rol debió circunscribirse exclusivamente a precautelar la seguridad del Presidente Erdogan.

Creemos que el pragmatismo y las urgencias en el plano económico deben saber colocar claros límites políticos y éticos sin que ello signifique generar restricciones de liquidez para nuestro país en una situación económica particularmente desafiante.

Expresamos nuestra solidaridad con las personas que se manifestaron pacíficamente en contra de la figura de Erdogan y fueron sujetos de violencia e incluso resultaron heridas por las acciones de la guardia turca. Y por supuesto, expresamos nuestra solidaridad con los pueblos kurdo y turco que son víctima de la represión del régimen del presidente Erdogan.

-FdC-