Bajo el imperativo de abrir la discusión pública sobre las dinámicas políticas en curso en el Ecuador, este documento expones grandes tesis sobre: la interpretación de los resultados electorales; el análisis de los problemas de la democracia interna en AP; y un conjunto de propuestas para la renovación del movimiento hegemónico de la política nacional.

AP: ¿Ganar perdiendo?: AP sigue siendo la primera fuerza política del país. No existe ningún movimiento/partido nacional que haya obtenido al menos la mitad de sus votos a nivel nacional. Sin embargo, perder 21 de 24 municipios de las capitales provinciales y perder 17 de los 20 cantones más poblados del país, podría ser leído como una contracción de la fuerza política del movimiento.

Los límites del centralismo político y el peso de las demandas locales: La campaña subestimó el peso de lo local en el proceso político nacional. Además existió un fuerte castigo popular a la gestión local. El proyecto de transformación política para lo local por parte de las izquierdas sigue siendo deficitario: ¿Cuál es el programa de la Revolución Ciudadana para los gobiernos autónomos descentralizados y la democratización del poder local?

Más política y participación, menos publicidad: AP no solo ha perdido interlocución política con diversas organizaciones sociales, sino que ha limitado la posibilidad de una gestión democrática y participativa de los conflictos con otro tipo de actores. La RC debe dar señales de diálogo abierto y sostenido con las fuerzas democráticas y populares del país. No hace falta un mejor marketing y más publicidad, sino más partido, más organización política y más participación popular.

¿La militancia de AP castigó a su dirigencia?: Hasta ahora AP no ha sido gestionado de modo radicalmente democrático y deliberante con la sociedad y las bases. En las últimas elecciones, se impusieron candidaturas y no se respetó el proceso de “nominaciones”. Aquello generó enorme malestar en la militancia y pudo haber repercutido en los ambivalentes resultados del 23-F.

Hacia la renovación democrática de AP y las izquierdas: Es necesario abrir un momento refundacional de AP que implique: la reapropiación del movimiento por las bases, la democratización de las relaciones internas, el incremento de la participación y generar espacios de deliberación pública con la sociedad. El juego político del movimiento debe dar cabida a nuevos cuadros, siempre y cuando, aquello implique nuevas formas de hacer política y de construir organización.

Un movimiento autónomo, deliberante y participativo: Es imprescindible encaminar la configuración de AP como una organización política con mayor autonomía del propio gobierno, para representar de modo más amplio a la sociedad y a sus diversos intereses.

– FORO DE LOS COMUNES –

Debate 23F: “Izquierda, participación y AP”

Lugar: Universidad Politécnica Salesiana (Sede Quito), Campus Girón. Auditorio Cándido Rada, Bloque B.

Fecha: 26 de abril de 2014

Hora: 9:00

SÍGUENOS: @ForoComunes